Archivos mensuales: mayo 2014

La Dama y el Caballero

dama y caballero recortada

(Foto de ladycrochet.blogspot.com.es)

Érase una vez un caballero y una dama que vivían en un castillo de 50 mts cuadrados. Tenían por mascota a una tigresa “agatada” o… ¿era una gata atigrada? ¡Tenía buen pelaje! y  pelos a pelos, ¡un buen cojín se hicieron! ¡Para que luego digan que no se contribuye al reciclaje!

El caballero de nuestro cuento es un gran… guerrero, (bueno, éste es su apellido) y se dedica  a soñar con grandes hazañas como llenar el frigorífico cada semana. Su objetivo en la vida es rescatar a princesas en apuros y a ancianos desvalidos, aunque últimamente no tiene mucho trabajo, un parado más de… ¿larga duración??? Se anuncia en el Twister, en el Factbook…pero se  ha dado cuenta de que las princesas ya no quieren ser rescatadas, ahora quieren ser liberadas de los sindicatos. Así que… se ha borrado del INEM y se ha puesto por su cuenta, como se suele decir, trabajador por cuenta propia.

Se le ve a veces blandiendo los cuchillos para… ¡cortar la cebolla! Se está preparando para combatir con su gran espada.

– ¡Ya está bien!! ¡Que llevo ya muchos años de preparación!! ¡¡Que lo que quiero es sacarla!!

Vanos intentos son, con una mano sujeta y con la otra estira… estira… los billetes como puede. Cada vez que va al “mercaroba” (¡uy no se puede dar publicidad!!) llora por dentro en el acto de soltar los billetes. ¡Está jarto de este tipo de batallas!  ¡Anda qué…! muchas damas querrían pillarle por su apellido y linaje…pero la dama que lo conoció reconoció enseguida su hermosura y soltura ¡Fue un flechazo en tol ojo! Y viven de alquiler en su castillo de 50 mts cuadrados, encantados de tener tanto espacio para sus hazañas…

Nuestro caballero se acuerda de cuando antes llevaba altanero la espada y el escudo; tenía las manos ocupadas por el escudo flamante y su espada brillante, y, ahora, cabizbajo, tiene las manos ocupadas con dos bolsas del Froski a medio llenar, con temor a que le diga la cajera: – ¡señor… le faltan diez céntimos!.

Tanto tiempo sin ejercer, que la empuñadura de su espada está empotrada en su vaina y ¡no la puede sacar! De soltero andaba harto de comer sardinas y jamón York, y sólo de vez en cuando se permitía una cerveza con alcohol. Ahora las cosas han cambiado mucho, ya no son como antes. A la dama y el caballero les apasiona la cocina y se inventan comidas que no dejan de ser caseras y ricas ricas en vitaminas, oligoelementos, omega 3… De ser servidos con buenos y abundantes manjares han pasado a la comida sana y saludable del potaje y las judías pintas ¡ellos se lo guisan y ellos se lo comen! Atrás quedaron las comilonas multitudinarias regadas de buenos caldos y foie de la France.

En cuestiones de batallas ahora se ahorra mucho tiempo y esfuerzo en el ajetreo de salir a combatir. Que si patatín, patatán… que si el enemigo es más fuerte, que si son más, que esta tierra es mía y dices ahora que es tuya… ¡en fin…! que ahora se reduce la cosa en derrotar no al otro sino en darle a la pelota continuamente y sacarnos a nosotros mismos de quicio. ¿Maneras?, muchas: ondas de todo tipo y condición, Internet, móviles, tv… que si chismorreos por aquí y por allá, que si reductores de michelines, aumento-reducción de pechos, de labios, congelación-bajada o…retirada definitiva de sueldos – que ahora es lo que más se lleva por cierto-  sube y baja la bolsa, suben y resuben los impuestos, bajan el tiro de los pantalones… meditar para subir y conectarse al cielo, hacer chikung para bajar y enraizarse ¡Subir, bajar, subir, bajar, subir, bajar! ¡Qué mareo!!!

Antes el caballero se retiraba combatiendo, ahora se retira sin combatir por miedo a… ¿perder sus dominios? o… ¿son los dominios de otros? El lío desde luego es de continuo. Ahora el caballero no sabe quién es el enemigo, anda con el ojo puesto a diferentes bandas. Hay caballeros que se visten de damas y damas que aseguran ser caballeros, vamos que to esto es para volverse loco y en medio de la batalla es muy fácil perderse y tan siquiera saber por qué estás combatiendo. ¡Qué sobre esto anda el juego! ¡para que te despistes, te hagas un lío y no sepas ni dónde andas…! ¡Eso sí… necesitas tiempo para dejarte liar… un tiempo comprado y robado para que tengas miedo y hagas… ¿ lo que otros quieran?

Antes se organizaban en ejércitos, y ahora todo el mundo está con la mano en la empuñadura, sin atreverse a sacar la espada porque no ven o dicen no ver al enemigo. Ahora hay que tener cuidao nada más abrir los ojos cuando te levantas, que ya te tose el de al lado con bufidos.  Lo que prima es tomarse la palabra a la vez, pegar cuatro voces y que al final nadie quiera saber nada. ¡Tonto el último! El vecino se retira con un portazo, los de Endesa te martirizan con sus cuentos, los de Ono te engatusan y te endosan lo que no has pedido, las facturas suben y suben, y aún se trabaja sin cobrar. La dama y el caballero están planteándose volver a las velas y candiles porque no entienden que hayan plagado el horizonte con molinos de viento y la corriente en vez de bajar, como es normal en la del río, aquí sube y sube y sube… Todo sea, piensan, que ahora más que nunca se necesiten ejércitos de Quijotes para pelear contra estos auténticos gigantes que son los molinos; quizás Alonso Quijano, en vez de loco, era vidente.

Porque no sabe uno si los  bancos son del gobierno ,son del pueblo o si unos los han comprado con dinero de otros para que unos terceros se los queden; y mientras no te dejan ni sacar tu dinero ,ni dejar de pagar la hipoteca, el caso es que entre lo que sube y no debería de bajar pero está por los suelos y lo que debería de bajar por lógica y por justicia, questá por los cielos y subiendo, nos hemos hecho el lío padre, no nos hablamos con la madre y nos mantiene el abuelo. Y además, seguimos con unos kilos de más y sin lograr aprender inglés; vamos, que estamos como antes pero peor…

Es este un mundo raro en el que las chicas ya no quieren ser princesas y las princesas declaran ante el juez, aunque sea para salir ilesas… ¡pan y circo, que no pare el espectáculo!

Si D. Quijote alzara la cabeza diría desconsolado: ¡todo el día matando tontos y aún quedan! Sancho se ha hecho autónomo y ahora cabalga por su cuenta; y la Ínsula de Barataria la ha precintado hacienda, porque quería declarar la independencia y hacer un paraíso fiscal, donde el dinero de los pobres pudiera descansar. Vamos que, te aconsejo que te pongas una nariz de clown, y ríete de to esto que es la tragicomedia con más seguidores que conozco…

¡Sonríeee, ríeteee!!! ¡Y a vivir que son dos días!!!

Beatriz y Carlos.