Conversaciones con Kufa

Esta sección del blog es un apartado en el que podéis ver esas conversaciones que han tenido lugar entre Kufa y Carlos. De la misma manera que se lee lo escrito en un papel, la telepatía es otra forma de comunicación, que en los animales es habitual, y en nosotros, los hombres, es inconsciente porque nuestra parte cultural lo niega. Independientemente de que se dé o no este tipo de comunicación entre un animal y una persona, mi experiencia personal me ha hecho comprender que el contacto amoroso y respetuoso con ellos puede acercarnos a verlos como seres que caminan junto a nosotros. No son objetos de regalo, ni mascotas, ni un medio de entretenimiento; son compañeros de viaje, y esto es lo que intentan transmitirnos.

Y aquí os presento a Kufa y mi reflexión de lo que para mí significa convivir con ella. A continuación, las conversaciones con Carlos, que se irán añadiendo a medida que vayan teniendo lugar.

kufa reinona

EL CIELO DE LOS GATOS

En el cielo de los gatos la noche es más larga, por eso aquí usan el día para dormir…

Dedicado a Kufa, una gata amiga y libre…

Mi experiencia de convivencia con gatos me  ha llevado a cuestionarme

que “la independencia y aridez” de la que tienen fama es

eso, una leyenda fruto del desconocimiento;

para mí, en realidad, son expresión de Libertad(con mayúsculas), y

tal vez, por eso, los gatos no suelen ser bien acogidos ni recibidos,

porque te recuerdan lo que de verdad somos, seres libres.

Ellos, te invitan a bucear en el camino de regreso a Casa…

¡Gracias Kufa!

Y gracias a Pelusa y Chicho, también compañeros y amigos,

que durante un tiempo fueron ejemplos de coraje y bondad en mi

travesía…

Kufa es una gata que el 25 de Diciembre de este reciente 2014 cumplió diecisiete años. No sé exactamente qué día nació del año pero eso no importa, pensé que el día de Navidad es un día de Nacimiento, y qué mejor que éste para agradecer su compañía.

Es una gata atigrada, con rayas camufladas en su pelo color canela. Ojos verde esmeralda y morrete blanco. A pesar de su edad, su cara parece el de una jovencita.

La gatita Kufa es una viajera que vive conmigo desde hace unos tres años. Nos conocemos hace ya unos quince, compartimos casa por un tiempo pero un día nos separamos, yo me marché a otro lugar. Nos echábamos de menos, y supe que quería estar conmigo, y yo con ella también. Así que volvemos a estar juntas, amigas y compañeras, compartiendo este tiempo que ahora me parece breve, porque Kufa ya es viejita, pero que hemos decidido disfrutar juntas, acompañándonos. Quiero escucharla, aprender de ella, de su aparente y a veces criticada e interpretada indiferencia, independencia… que no es otra cosa que una elegante calma y paz exquisita, y es que Kufa para quien quiera observarla y escucharla, rebosa sabiduría. Aprender de ella y con ella es todo un placer.

Kufa me está enseñando qué es la libertad. Ella habla, me habla con sus gestos, su mirada… y con la mente. Nos entendemos muy bien.

En ella he visto el ejemplo de un ser libre. La libertad es un acto de amor y respeto hacia uno mismo, la comprensión de que hay vida en expresiones muy diferentes y diversas, todas valiosas y hermosas; manifestadas con respeto, entusiasmo y alegría, la diversidad hace grandiosa la unidad.

La comunicación con ella es fácil. Sabe que la entiendo, comparte conmigo cosas profundas y sabias, y sabe que me gusta escucharla porque entendemos el mundo de una manera gatuna. Yo aunque mujer sea, me veo reflejada en sus ojos y en su pose, que están llenos de sabias comprensiones, de una firmeza que tambalea. Su presencia no pasa desapercibida, se siente aunque la ignores o no la veas. Kufa ES.

Kufa me ha enseñado a Ver en lo cotidiano y aparentemente común, lo desapercibido y sencillo- que no simple-, lo magnífico y lo inmenso. La elegancia y la belleza del alma no se miden, se sienten, porque están en todo. Y por eso, cuando experimentas que lo pequeño y lo inmenso es lo mismo, surge una gran transformación en el corazón. Dejas de perseguir, de ansiar, de estar fuera. Es la manera en la que he descubierto el Amor que soy, la paz que hay en mí.

Kufa es un ejemplo de SER que me ha reflejado esa parte gatuna que hay en mí, la que ve y siente una nueva conciencia de la acción; ya no hay competición con el tiempo, que deja de escaparse entre esos sentimientos y arrebatos de querer ir deprisa para hacer y hacer; el tiempo se detiene, toma otra forma, otro espacio, otro sentido,  otro lugar que no está fuera sino dentro; y te das cuenta de que el tiempo sucede en tu interior, en tus metamorfosis, en tu alma, que se mueve al compás de otra esfera porque busca, no el reconocimiento de los otros sino tu propio reconocimiento.

A veces la veo sentada encima de mi cama, quieta, colocada como una figurita, tomando el sol que entra desde el balcón, mirándome y remirándome con esos grandes ojos  verdes, que no sólo están observando. Y me acerco y la oigo ronronear, y lo que me sale es cogerla entre mis brazos y le digo ¡guapa!… ¡qué bonita eres linda flor!; y le doy un beso y me acerco con ella al espejo para deleitarnos… y ella también se mira y me mira, la miro y me mira, y sigue ronroneando… y lo que hace es frotar su preciosa cara con la mía y arrimarse a mi mano para que la acaricie, y luego me da unos cuantos lametones…

Kufa no huele a otra cosa que Kufa. Ella es ejemplo de lo que es el respeto y la ternura, y por eso nos entendemos, porque hablamos el mismo lenguaje.

Ronroneos de

Beatriz

 

<< De los pocos recuerdos que tengo antes de los cinco años es de rezar pidiendo poder comunicarme con los animales>> ( Carlos Las Heras)

He tenido la suerte de convivir con animales desde que recuerdo: perros, gatos, ovejas, conejos, cerdos…

Y siempre he tenido claro que no sólo entre ellos se comunican, sino que además ellos se comunican con nosotros independientemente de que lo consigan o de que pensemos lo contrario; de hecho, por pensar que no es posible, cerramos el canal que nos une al reino animal y vegetal, del que somos parte, y por tanto, perdemos una oportunidad de oro de recobrar nuestra propia identidad, algo que -por cierto- nos da mucho mucho miedo.

He pasado muchos años en silencio antes de atreverme a compartir mis hermosas experiencias con  animales, plantas y piedras , pero un día comprendí que para mí el reto de esto no era convencer a nadie de lo que a mí me pasaba, sino que el simple hecho de contarlo ya llevaba implícito  mi labor personal.

Aquí yo no soy el protagonista, incluso ni siquiera Kufa, lo interesante de verdad es el mensaje, que sin duda alguna pretende ampliar la consciencia.

En mi caso, la comunicación con Kufa es vía telepática pero también me muestra imágenes, especialmente cuando quiere enfatizar o aclarar algo.

No hay un hilo conductor ni tiene orden ninguno porque hemos decidido que si hay información simplemente se escribe, a veces son preguntas que tengo o que surgen.

Siempre  que “llamo a su puerta” respeto en todo momento si me “abre o no” ése respeto y  hablar desde la consideración exquisita es la clave para que ellos se abran.

Sin esto simplemente no atienden

Esto lo explico para que se entiendan un poco más estas conversaciones  y para que, si tenéis compañeros animales y os apetece, iniciéis una nueva aventura.

Los textos que aquí se mencionan están escritos al tiempo que me llegaban de Kufa, una venerable anciana gata de 17 años  que tengo la enorme suerte de tener en casa.

Mi sentimiento con los animales que se dignan a comunicarse conmigo es de absoluto respeto y para mí es un regalo enorme que no sé cómo corresponder y agradecerlo, que me supera y me interna en un estado entre la más absoluta de las incredulidades y la fascinación de un niño ante un truco de magia de su abuelo.

Te amo Kufa, gracias por abrirme tu corazón lleno de ternura.

Carlos

CONVERSACIONES CON KUFA 

Carlos: …¡Eres preciosa…! Yo te quiero, yo te acepto…

Kufa: Tú me aceptas de una forma interesada. Has venido a una casa donde estoy yo y mi compañera y por conveniencia tú me aceptas, pero si me vieras en la calle no me hubieras acogido, así que no me digas que me quieres y que me aceptas.

Si tuviera el pelo de una mofeta, ¿me querrías?

Carlos: … Eres demasiado lista para mí…

Kufa: No es que sea lista, es que leemos los sentimientos de las personas. Vosotros pensáis en muchas cosas que desconocéis y pensáis demasiadas cosas.

No he venido a estar contigo sino con ella pero eso no quiere decir que no tenga nada que enseñar sino que tú vienes a aprender cosas de lo que es dar sin recibir, cosas donde la ternura es auténtica, cosas de las que todavía os queda mucho por aprender al ser humano.

La magia no existe si no la convocas y vosotros esperáis a que la magia os llegue por defecto. Es vital que aprendáis que sois seres luminosos pero que esa luminosidad se puede usar a un lado o a otro y se puede usar para confundiros aún más vosotros mismos, sin que nada os haya dañado antes, sin que nadie os haya hecho nada.

La luminosidad no es el camino, es la vida en sus diferentes manifestaciones. No creáis que por ser humanos lo tenéis todo hecho; al contrario por ser humanos lo tenéis todo por hacer, pero sólo la conciencia de quién sois de verdad os va a liberar de todas vuestras limitaciones… y sobre todo de vuestra inconsciencia.

Lo mejor que podéis hacer es sentir y actuar sin preguntarle al otro. Si el hombre sintiera sería todo mucho más fácil.

Os habéis fijado unas leyes y unas referencias prácticamente inalcanzables para manteneros por el más tiempo posible en movimiento y ese movimiento echa la consciencia hacia delante y hacia fuera en vez de hacia dentro y hacia el presente. La vida no se trata de vivirla, de pasarla… sino de disfrutarla. Todo aquello que hiere a otro evita que alguien disfrute en otra parte del universo.

No os podéis ni imaginar la cantidad de años que llevamos intentando despertaros, pero una y otra vez caéis en el miedo de no ser correspondidos por los de al lado; una vez más os vendéis sin ánimo de lucro a lo que dictan los demás.

Esta vez va en serio y habéis llegado a las puertas donde la consciencia se transforma. ¿Cuándo vais a ver la verdad de todo esto? ¿Qué necesitáis para ver que la verdad no está fuera sino dentro? ¿Qué creéis que os hace falta para despertar de un sueño que ya no es el vuestro y que está a las puertas de ver de una nueva perspectiva, y, por lo tanto, de diferentes formas de manifestarse las ideas y las cosas?

En este momento el reino animal os diría que:

Llevar cuidado con lo que pensáis porque lo que pensáis repercute en vuestra vida. Si odias al prójimo es que te odias a ti mismo. La energía mental del ser humano es cada vez más fuerte y más efectiva así que cada vez que pensáis algo malo de vosotros mismos respirar y borrarlo enseguida.

Ser permanentes vigías de vuestros propios pensamientos y sentimientos porque es así como viviréis. No os deis la espalda los unos a los otros porque todos somos UNO.

El reino animal y otros reinos están aquí para ayudaros a evolucionar y son conscientes de que lo hacen, por tanto, son servidores y referencias vuestros. Esto no significa que dejéis de vivir como lo estabais haciendo hasta ahora pero sí que es urgente llegar a la conclusión y el darse cuenta de que los animales no somos objetos de valor calculado o incalculable. Los animales estamos aquí para ayudaros a regresar a casa, y tomando esto como posibilidad de que sea cierto, estaréis dando permiso a los animales para que interactúen más conscientemente en vuestras vidas.

Los animales no somos objetos, somos creación, igual que vosotros. Vuestra inteligencia no tiene límites, pero vuestra cultura los pone. Cuando sabes que un animal o una planta no sólo no es un adorno sino que es una parte de la divinidad que te está ayudando a regresar a casa, la consciencia de las personas sube y mantener esto como posibilidad de ser cierto ya transforma las relaciones con uno mismo y con los demás, y por lo tanto con el mundo entero.

Hay quienes quieren dejar de comernos para no dañarnos. Esto es una creencia y una opción pero nosotros hemos venido a ayudaros a transformar vuestras vidas y el hecho de comernos ya ejerce una función en este sentido porque nosotros llevamos implícita la consciencia de transformación por la que está pasando el ser humano en la tierra; es decir, el ser conscientes de comer un animal que sabe quiénes somos todos, amplia vuestra propia consciencia.

La humanidad no va a dejar de existir pase lo que pase así que eliminar los miedos de vuestras vidas. Los periodos y procesos de ajuste son portales de una nueva forma de ver y hacer las cosas cotidianas, y los grandes cambios se están produciendo delante de vuestros ojos aunque a algunos les confunda y a otros aparentemente no les afecte. Los cambios están ahí y se producen de forma continua, así que nada de lo que acontezca es casual o súbito sino que emerge después de un tiempo de transformación. La píldora del ya, aquí y ahora no hace sino echaros hacia delante en pro de la manifestación de vuestros deseos y si os echa hacia delante no estáis en el presente. La cultura del inmediatismo es la salsa en la que os movéis y de lo que os está evitando es de daros cuenta de los acontecimientos verdaderamente importantes.

La degradación del medio ambiente es una actitud de manipulación para mantener el planeta en esta realidad, en lo que llamáis la tercera dimensión, pero debéis de dejar de preocuparos por el medio ambiente para ocuparos por vuestro medio ambiente, el inmediato, el ambiente que vivís en casa, la comunidad de vecinos,  el trabajo… ése es el medio ambiente que más afecta y más interesa cuidar y devolverle en lo posible su armonía.

Carlos: ¿Qué se aprende con la ternura?

Kufa: A dar sin esperar recibir…

 Carlos: ¿Existe un Dios hacedor, benevolente… que nos cuida?

Kufa: A Dios lo pintáis con barba pero Dios no tiene forma. Dios es más un principio de vida, una sustancia… 

[Kufa me enseña una imagen de agua corriendo] y dice: Aquí está Dios. [A continuación  me muestra la imagen de un vertedero de basura] y dice: Aquí está Dios.

Dios está en todos los lados y ES todos los lados.

Carlos: Entonces… ¿dónde no está Dios?

Kufa: En las creencias.

A Dios no le importa nada y Dios no tiene la capacidad de juzgar, sólo experimenta, experimenta y experimenta.

Carlos: ¿hay maestros? ¿eres tú una maestra?

Kufa: No, sólo hay ejemplos. Yo soy un ejemplo…

Carlos: ¿Cómo se perdona a un ser querido?

Kufa: Busca maneras para que esos pensamientos no te hagan daño, luego mírale como a un niño-a de cinco años. ¿No perdonarías a un niño de cinco años? Eso es lo que sois en la evolución: NIÑOS.

 Yo, Beatriz, la acaricio… ella me muerde…

Beatriz: ¿por qué me muerdes?

Kufa: Soy yo la que me acerco cuando quiero ser acariciada, respétame. Pongo límites ya que vosotros, el ser humano, no los tenéis…no escucháis…

Beatriz: ¿Qué pasa cuando no puedes hacer lo que has venido a hacer, cuando tu propósito no se cumple?

Kufa: No pasa nada. La humanidad no se detiene. Tienes más vidas para hacerlo…

Beatriz: ¿Y si no quieres volver?

Kufa: Si no quieres volver no volverás, pero ¿qué parte es esa?

Beatriz: La que sufre…

Kufa: La experiencia es sola una, la del momento presente, no hay otra. El aprendizaje es interdimensional e intergeneracional,  por tanto el aprendizaje no acaba nunca. Somos lo que hemos aprendido.

Beatriz: ¿qué ocurre ahora, en este tiempo, que tanta gente no tiene trabajo?

Kufa: Preguntaros qué estáis dispuestos a hacer para trabajar y en qué. La vida no es un negocio aunque hacéis un negocio de la vida…

Carlos: ¿Qué es la amistad?

Kufa: La amistad es un vínculo sagrado, no necesariamente kármico, en el que te sientes protegido, estás en casa porque nadie te juzga.

Beatriz: ¿qué es la ternura?

Kufa: La ternura es el estado óptimo de saber quién eres, cuál es tu origen, y un estado de paz donde no hay nada que reprocharte ni perdonarte. La ternura es la unión con el origen.

No puede haber ternura sin cierta conciencia de que no es lo que parece sino que Es lo que Es. Para que vosotros entendáis, la ternura es un estado de gracia que te permite aflojar tu ego, incluso separarte de él, y recuperar la paz y la calma natural. De eso sabemos mucho los animales, que somos sometidos a crueldades por unos, pero también somos motivo de preocupación por otros. Somos un ancla, un recordatorio de vuestra propia naturaleza y permaneceremos aquí hasta que lo hayáis entendido.

Vuestro fin y el nuestro son diferentes. Vosotros soportáis vuestra realidad inducida y nosotros sostenemos la vibración auténtica a la que todos pertenecemos, incluidos vosotros. Realmente hacemos de puente entre vuestra personalidad y vuestra naturalidad.

Es básico que entendáis estos conceptos, que os ayudarán a comportaros y a consideraros entre vosotros de diferente manera. Este es el fin para el que nosotros hemos decidido venir, porque nuestra carne, nuestra sangre, nuestra piel, también lleva conciencia.

Es importante que haya movimientos de ayuda a los animales porque esto abre la posibilidad a entender que todos somos lo mismo, y sobre todo, a sacaros de ese embotellamiento de conciencia en el que estáis metidos y sometidos. Cuando el hombre deje de matar animales con crueldad, habrá ganado la batalla de su propia evolución, y entendiendo que todo es uno, sintiéndolo, empezaréis a salir de esta represión a la que estáis sometidos y a la que os quisisteis someter, porque todos los verdugos han sido víctimas.

La conciencia de que un animal no es un objeto pasa por preguntarse quién soy y qué hago yo en este mundo, y quiénes son y qué hacen los animales y el mundo vegetal en este mundo. Si logras salir de la etiqueta “sólo son comida” te darás cuenta de que tu mundo se amplía, porque se amplían tus preguntas, no porque lleguen tus respuestas.

Animales y plantas somos un enlace con la realidad, la permanente.

 ♣♣♣

Le preguntamos a Kufa… un consejo para Vivir…

Kufa: Sé gato… Interpreta las cosas desde ti mismo, atendiendo sólo a los demás si atienden con respeto y  enriquecen  tu interpretación, no si la abortan.

Yo soy una individualidad y como esa individualidad tengo mi camino. Puedo compartir con los demás expresiones e impresiones, pero el origen y el fin son sólo míos.

Una individualidad es una expresión en expansión, es decir, un camino de experiencia. Lo que a mí me hace gracia es que os preguntéis tanto por la vida… dedicaros a vivirla. Os tomáis muy en serio algo que desconocéis. Vuestra experiencia es la única certeza de que habéis vivido; es lo que cuenta, uno es lo que ha vivido. Si como soléis hacer vivís por los demás, la frustración es tan grande que querréis volver a repetir. El camino más recto y más difícil es seguir tus intuiciones y tus sentimientos. Nadie es absoluto, todos somos parte.

Tu camino siempre es válido, tu originalidad siempre es tuya. La originalidad está dentro y tu referencia son tus propios pensamientos y no los de otros.

Si la vida es algo angosta y oscura, y sin embargo te obligan a andar, no hay otro remedio que andar con tu luz, siguiendo tu intuición, tus deseos. Ésta es una respuesta fácil de decir pero difícil de hacer porque valoráis más el sentido de los demás que el vuestro.

Ser gato es bueno para aquellos cuyo camino siendo perro no le satisface; entiéndase perro como fidelidad a otro y no a uno mismo.

Las cosas no son ni blancas ni negras, pero ante la duda, lo importante es mantener protegidos tus deseos, tus intuiciones y tus anhelos. No está nunca demás entender el porqué de esos anhelos, pero mientras lo intentáis comprender, no pocas veces os perdéis en el pensamiento de los demás y lo hacéis vuestro; y una vez más tus pensamientos, sentimientos, anhelos, intuiciones… quedan acallados.

Mantener el espíritu gato, entendiendo este concepto, es tener muy en cuenta tu propia opinión y tus propios miedos. Los miedos también son una guía, lo mismo que lo es vuestra conciencia y vuestra ética. Nadie quiere tener miedos y sin embargo la mayoría de las veces actuáis desde ellos. Sabéis que no es buena opción.

El que es muy gato procura no regirse por sus miedos, pero los tiene en cuenta. Los miedos siempre te dirigen a un camino que no es el tuyo. Cuando te des cuenta, sé gato.

  ♣♣♣

 Le pedimos a Kufa que nos hable sobre la muerte.

Kufa: La muerte es el fin del proceso, mejor dicho, es el fin de un proyecto donde nada se puede hacer y todo está hecho. No hay forma de saber cuántos tipos de muerte hay, pero todos son el fin de un proyecto, el fin de un proyecto no acabado, entendiendo por esto que no termina ahí aunque se ha completado una parte.

No hay dos muertes iguales porque no hay dos personas iguales. Aquí no sólo influye la circunstancia, accidental o no, de la muerte; influye todo lo que se ha creado y ha creído en esa vida, alrededor de ella. Nadie tiene la potestad o la sabiduría de saber qué es la muerte porque nadie tiene la potestad o la sabiduría de saber qué es la vida desde este lado. El elemento racional no es capaz de entender un elemento que le es mucho más amplio. De la misma forma que los estadios de conciencia varían y son individuales, también varían y son individuales lo que llamáis muerte y sus procesos posteriores.

Tener miedo a la muerte es tener miedo a la vida porque todo es uno. Si alguien no muriera, no podría volver a nacer y por lo tanto rompería el ciclo evolutivo de los demás puesto que, aunque existe la individualidad, venimos siempre en colectivo, a la semejanza de un autobús con personas que van a la misma parada. Todas y cada una de esas personas que van en el autobús tiene su vida individual, aunque coincidan en esa parada; cada uno de ellos tiene objetivos, experiencias y expectativas diferentes.

El “Creced y multiplicaos” no es una frase hecha al azar, tiene un sentimiento esotérico o espiritual, como queráis llamarlo, que no es más que el deseo de Dios de experimentar. Creced en experiencias y multiplicaos en posibilidades.

Hay otra frase interesante que dice que la vida sin sonrisas no es una vida; eso es porque la sonrisa es el intento de elevar a uno mismo y a los demás su vibración y experiencia. Lo que llamáis humor es el bálsamo que os permite frenar en la desdramatización que se hace de la vida y de esta experiencia, que se toma como única y dominadora, algo a lo que temer, algo a lo que enfrentarse.  A las personas que no tienen humor les vendría bien ir a clases donde se atrevan y les enseñen a reírse de sí mismos. Una persona que no tiene humor no va a entender nunca la vida, ni la suya ni la de los demás. El humor atrae esperanza y también ayuda a vivir porque es capaz de derretir los propios miedos a la vida y a la muerte. La excesiva dramatización de la vida es el triunfo del ego que, por cierto, sabe que no saldrá vivo. Así pues, si podéis compaginar la responsabilidad, la coherencia y el humor, habréis prendido vuestra propia luz y esa luz se verá desde fuera.   

El candil no es para los ciegos que se saben las calles de memoria…

Todo lo aquí expuesto encierra una verdad: “No os toméis demasiado en serio todo lo que os cuento”.

 ♣♣♣

Kufa habla sobre “escuchar…”:

El mecanismo de escuchar implica que quieres aprender. No se trata de creer, se trata de observar si la experiencia de uno sirve para otros, no porque sea cierta, porque todo es una interpretación, sino porque si escuchas puede ser que algo te toque y te de orientación para hacer o no hacer; dirección para seguirla o para evitar seguirla. En cualquier caso es tu decisión en ese punto el hecho de darle valor o no, pero para eso uno tiene que estar dispuesto a escuchar y a reconocerse a sí mismo que tiene mecanismos de aviso suficientes como para saber si lo que escucha le atañe.

No es la conformidad lo que el ser busca sino la comparación para saber si algo le conviene o no.

Los gestos se repiten, las familias se extienden, pero todos participamos en una misma condición: la de ser novatos a pesar de nuestra enorme sabiduría. Ése es el reto.

   ♣♣♣

 A veces Kufa nos habla de que se está “replegando” . le preguntamos qué es replegarse.

Kufa: Replegarse es enrollar los hechos de la vida… es recuperar emociones y situaciones para el ordenador central, que es el alma, y ésta, a su vez, es célula de otra célula mayor.

Todo es información, todo es conciencia y ésta se experimenta así misma, por eso la valoración de bueno y malo sólo existe en niveles en los que se vive la dualidad. En los planos donde no hay emocionalidad lo bueno y malo simplemente no existe, son consideraciones éticas que obedecen a intereses e inclinaciones y creencias propias.    

 ♣♣♣

Cada forma de ser experimenta de una forma su experiencia. La conciencia significa conocimiento y el conocimiento viene de la experiencia, por lo tanto, todo elemento que vive recoge experiencia, independientemente de cuál sea ésta.

Lo que interesa saber es que todo lo que vive experimenta. La experimentación es conocimiento y el conocimiento siempre es guardado y usado; por ejemplo, tu cuerpo regula la temperatura y ésta ha sido previamente experimentada por otros y marca un nicho de información, un nicho de repetición y un nicho de manifestación, de reacción ante eso, por lo tanto tu cuerpo sabe regular la temperatura porque previamente otros organismos experimentaron con ella y supieron qué hacer con ella. Esto es un ejemplo de experimentar la temperatura en condiciones normales.

A niveles sutiles son muchos cuerpos y todos trabajan sobre una misma base pero cada uno tiene su autonomía y su sector de experiencia. Hay muchos sectores de experiencia que, sencillamente, si se quitaran no podríais vivir porque sois el conjunto de todas así como vosotros sois el conjunto de otras, es decir, todo está interrelacionado, por eso cuando vosotros creéis que una catástrofe es posible, la hacéis posible en el subconsciente y cuando éste se llena de esas probabilidades, la realidad cambia para obedecerla.

La ignorancia no tiene que ver nada con el subconsciente, el subconsciente es el conocimiento pleno en el nivel humano, animal de la tierra; nada se le escapa y nada tiene que temer porque es permanente, pero a otros niveles se reduce la visibilidad de las cosas y lo que en unos planos es increíble en otros planos es cotidiano. No hay nada que se pueda hacer que no pueda ser conectado o reportado a las esferas más altas porque todo tiene conciencia y la conciencia tiene múltiples vías de comunicación a niveles conocidos o no conocidos, pero todo cuanto sucede es registrado, todo contiene  una memoria.

Una memoria es el conjunto de unidades que están experimentando unas en otras; no hay posibilidades de que la memoria se pierda puesto que la parte interna de cada una de esas memorias tiene como objetivo comunicar a las demás memorias; esta es la base de la creación: comunicación, interrelación entre unos y otros. No es el momento de entenderlo pero sí el momento de empezar a soñarlo.

 ♣♣♣

Habéis quitado del altar a la VIDA y en su lugar se ha puesto el dinero.

Orbitáis sobre un cimiento falso. El dinero es Vida pero la Vida no es sólo dinero. El dinero es un contenido de la Vida, no el continente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *